fbpx

Prebióticos y Alimentos Fermentados: Los probióticos naturales

Prebióticos y Alimentos Fermentados: Los probióticos naturales
by

Para la mayoría de personas, el término “alimentos fermentados” puede sonar un poco extraño. Sin embargo, te sorprenderás de que esta antigua técnica de preparación y conservación produce realmente deliciosos alimentos que también son increíblemente saludables e importantes para tu bienestar.

La fermentación ha sido utilizada desde los 10.000 años a. C,  para conservar los alimentos durante largos períodos, sin el uso de congeladores o máquinas de envasado.

La fermentación o cultivo implica el proceso químico de romper una sustancia alimenticia complicada en partes más simples, por lo general con la ayuda de bacterias, levaduras u hongos.

Productos lácteos cultivados, miso, las aceitunas, el kimchi, encurtidos, chucrut, el tempeh, la cerveza y el vino, son algunos de los alimentos fermentados tradicionales más populares y deliciosos.

¿Por qué necesitamos alimentos fermentados en nuestra dieta?

Nuestro cuerpo es un ecosistema complejo formado por más de 100 billones de microbios. Este sistema de bacterias, hongos, virus y protozoos que están en nuestra piel, en la boca, la nariz, garganta, los pulmones, el intestino y el tracto urogenital se conocen como el microbioma humano.

En estos últimos años, muchos científicos han explorado acerca de lo importante que es este microbioma en la expresión genética, en el sistema inmune, la inflamación, el peso y composición corporal, la salud mental, la memoria y el de minimizar los riesgos para numerosas enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

Aunque todavía hay mucho sobre el microbioma humano que no se entiende, hay algunos hechos que se conocen a ciencia cierta. El más importante de ellos, que todo nuestros microrganismos se ven afectados continuamente por nuestras elecciones de medio ambiente, dieta y el estilo de vida.

Si tu microbioma se ve perjudicado y fuera del balance (como un crecimiento excesivo de bacterias malas y no suficientes buenas bacterias), todo tipo de enfermedades pueden ocasionarse, tanto aguda como crónica.

Algunos de los factores que plantean peligros para nuestro microbioma son:

El exceso de azúcar refinada y el jarabe de maíz de alta fructuosa en la dieta.

  • Los alimentos genéticamente modificados.
  • El gluten, si eres sensible o intolerante.
  • Antibióticos (tomados como un medicamento o en las carnes y la leche de los animales de cría de fábrica).
  • Los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE).
  • Medicamentos utilizados para tratar el reflujo acido (Necio, Prilosex, Prevacid).
  • Los pesticidas y herbicidas, en particular el glisofato.
  • El agua con cloro.
  • El estrés crónico.

En estos tiempos, nuestro microbioma se enfrenta constantemente a ataques desde múltiples frentes. Una forma muy efectiva de ayudar al ejército de microrganismos que vive en el cuerpo es comer con regularidad más alimentos fermentados.

Los alimentos fermentados son muy ricos en bacterias beneficiosas, funcionan como refuerzos para las buenas bacterias en el sistema digestivo. Desde 70 hasta 80% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino y es esencial tener un equilibro adecuado de la flora intestinal.

Beneficios de comer alimentos fermentados

Aparte de la repoblación del intestino con bacterias saludables, comer alimentos que han sido fermentados también tiene otros beneficios:

  • La fermentación mejora la digestión de la comida: Los alimentos fermentados han sido parcialmente rotos y pre-digeridos por bacterias o levaduras. Eso explica por qué las personas que no toleran la leche generalmente pueden comer yogur como la lactosa de la leche y que ya se ha convertido en ácido láctico por las bacterias lactobacilos.
  • Los alimentos fermentados mejoran la digestión: Son ricos en enzimas digestivas. El cuerpo necesita suficientes enzimas digestivas para digerir, absorber y utilizar nutrientes adecuadamente en los alimentos. Sin embargo, a medida que envejecemos, nuestro cuerpo produce naturalmente menos de estas enzimas.
  • Contienen altos niveles de Vitaminas y Minerales: Los alimentos fermentados tienen niveles más altos de vitamina K2, B9 (ácido fólico) y B12 (cobalamin.) Estas vitaminas son cofactores muy importantes en muchas reacciones químicas en el cuerpo. K2 es esencial para mantener el calcio en los huesos y fuera de las arterias. El folato es utilizado por el cuerpo para hacer el ADN y es importante para el desarrollo saludable de las células y la salud del cerebro. B12 es necesaria para la producción de energía y mantiene los nervios y las células rojas de la sangre saludables.

Cuidado con los “falsos” alimentos fermentados

La fermentación como la mayoría de los procesos en la naturaleza, toma tiempo y puede ser inconsistente. Por ejemplo, el verdadero chucrut se hace mediante la fermentación de col o repollo con el nivel correcto de salinidad y temperatura adecuada.

En los viejos tiempos, se producían chucrut, salsas, mostaza, kétchup, salsas picantes, mermeladas y conservas en casa usando métodos tradicionales de lacto-fermentación.

Por desgracia, nuestra cultura moderna exige velocidad, consistencia y conveniencia. Los fabricantes de alimentos comerciales desarrollaron técnicas para ayudar a estandarizar el rendimiento y acelerar la producción.

 

Hoy en día, pueden encontrar fácilmente “falsos” alimentos fermentados en frascos y latas en las estanterías de los mercados de comestibles. Probablemente también contienen benzoato de sodio o algunas otras formas de conservante que extiende aún más su vida útil.

Uno se pregunta por qué hemos llegado a ser tan vulnerables a legiones de microorganismos patógenos a pesar de que nuestras prácticas sanitarias han mejorado a pasos agigantados. ¿Hemos comprometido nuestra salud intestinal abandonando alimentos fermentados en nuestra dieta?

Todos los alimentos verdaderamente fermentados son cultivos vivos que se encuentran en la sección de fríos de los mercados y tiendas de alimentos saludables naturales y también es muy fácil y económico hacer tus propios vegetales fermentados en casa.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *